Emociones: la alegría y el enfado

¡Tenemos una nueva entrada de mi sobrina Elena! Esta semana han tratado las emociones, este taller ha ayudado a los niños a conectar con sus emociones y de alguna forma ayudarles a expresar aquellos sentimientos que probablemente no se atreven a decir en casa de sus hermanos y su primo en el caso de Elena. 

Hola soy Elena,

Como cada martes de este mes, he vuelto a ir a Autismo Sevilla para continuar con el taller de hermanos. La sesión de hoy se llamaba: desahogo de emociones.

Para empezar, hemos elegido dos tarjetas que llevaban escritas diferentes emociones. Yo he elegido las tarjetas de alegría y la de enfado. Con ellas en las manos, he salido al centro de la clase para poder representarlas.

El profe nos ha pedido que representemos como nos mostramos nosotros cuando estamos alegres y qué hacemos cuando nos enfadamos por algún motivo. La alegría la he representado sonriendo, saltando muy feliz. El enfado lo he representado como si estuviera llorando.

Cuando hemos acabado, el profesor nos ha pedido que representemos cómo lo hacen nuestros familiares con TEA.

Mi primo Gonzalo cuando se enfada llora mucho. Y cuando se pone alegre, sonríe y corre a gran velocidad. Después de representarlo, me he dado cuenta que no somos tan diferentes y que los dos expresamos del mismo modo las emociones.

A continuación, hemos hecho una tarea que me ha gustado muchísimo. El profe nos ha pedido que nos levantemos y demos saltos para descargar la energía que teníamos dentro de nuestro cuerpo y nos ha pedido que a la vez que saltábamos, gritáramos muy fuerte lo que nos molestaba de nuestros familiares con TEA. Al principio me he sentido muy mal, porque no quería decir nada malo de mi primo, pero mi profesor me ha explicado que no pasaría nada, así que he gritado muy fuerte que me molesta que a veces no me deje jugar con sus juguetes a la vez que lo hace él.

Sé que él lo hace sin darse cuenta, por eso me he sentido mal cuando lo he dicho. Pero tengo que admitir que es verdad que me molesta que lo haga.

Por último, nos hemos acercado a la pizarra y hemos dibujado cómo vemos nosotros la familia. Me refiero a que hemos dibujado a las personas según el orden que ocupan en ella. Primero he dibujado a mi primo Gonzalo, porque es el más importante de todos. Él es el más importante de la casa porque necesita más ayuda.

Y después en la 2º posición he dibujado a mi tita y a mi tito. No sé si se podía dibujar a los dos en la misma posición, pero así los veo yo. Los veo muy unidos siempre y siempre están juntos ayudando al primo.

  

Pues el día de hoy ya se ha acabado, así que os espero el martes que viene!

Hasta aquí el relato de hoy de mi pequeña. Me parece precioso su dibujo, su primo está radiante de alegría en el mismo y nosotros también estamos bastante guapos y alegres. Me sorprendió mucho el título que le había puesto a mi casa: El gallinero, aunque descubrí que no es que ella considere que mi casa un gallinero, sino que así se llama la sesión que habían realizado en el taller, y ¡me quedé mucho más tranquila!

Conocer y saber identificar las emociones es fundamental, los niños van aprendiendo poco a poco a identificar las emociones tanto en sí mismos como en los demás, por ejemplo, consuelan a los compañeros que están tristes.

A Gonzalo tenemos que ayudarle a identificar tanto las emociones propias como ajenas. Actualmente estamos trabajando principalmente la alegría y el enfado (¡las mismas emociones que eligió su prima Elena!) y seguimos varias estrategias:

Emociones propias:

  • Cuando Gonzalo se enfada, le decimos ¡estoy enfadado! a la vez que hacemos el signo de enfado (parecido al saludo de un soldado) y cuando está contento, le decimos ¡estoy contento!  mientras sonreímos y le hacemos el signo de contento (con ambos dedos dibujando una sonrisa en la boca).
  • Al empezar cada sesión de estimulación, Silvia (su terapeuta) le muestra un panel con tres fotos de Gonzalo en las que está enfadado, contento y cansado y le pregunta: ¿cómo estás hoy? Gonzalo tiene que elegir una de las fotos y colocarlas en la parte superior del panel.
  • Con ayuda del monstruo de los colores. Si se enfada le mostramos el monstruo rojo, si está contento el amarillo. Le contamos también el cuento para que vaya identificando las distintas emociones. 

Emociones ajenas:

  • Cuando hace algo que no nos gusta, le decimos ¡mamá está enfadada! o ¡a mamá no le gusta!
  • En clase están empezando a trabajar la identificación de emociones en otras personas, cuando tira por ejemplo la comida al suelo o cuando quita un juguete a un compañero. Le explican con pictogramas qué es lo que acaba de hacer y le muestran caras de tristeza en sus profesoras, a la vez que le dicen No nos gusta, estoy enfadada. Nosotros también tenemos que empezar a trabajar en esta línea, así que nos tocará sesión de fotos poniendo caritas. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar