Trabajando la abstracción y la comprensión del lenguaje

Gonzalo no habla, está empezando a emitir sonidos silábicos, y a concatenar sílabas como te-te-te, o-ye, ca-lle. Salvo calle, que lo dice bastante cuando estamos en la calle, el resto parece que son sonidos no referenciales (los emite pero no hace referencia a nada concreto). Como con todas sus dificultades, me gusta entender qué le ocurre para poder descubrir los distintos pasos que debemos dar para ayudarle a avanzar poco a poco.

Encontré dos definiciones de lenguaje oral:

  • El lenguaje oral es la forma más elaborada de comunicación que conocemos
  • El lenguaje oral es un simbolismo abstracto.

Tras estudiar estas definiciones, mi forma de entenderlo es la siguiente:

Comunicación oral

Como buena teleco :)  entiendo la comunicación como un acto en el que intervienen: el mensaje, el emisor y el receptor, y podemos dividir la comunicación en 4 pasos:

  1. el emisor tiene intención de comunicar algo
  2. el emisor transmite un mensaje por un determinado medio
  3. el mensaje llega al receptor
  4. el receptor es capaz de descifrar y procesar el mensaje

Si alguno de los pasos falla, el receptor no recibirá su mensaje y por tanto no podríamos hablar de comunicación.

El emisor de la comunicación oral requiere producir lenguaje (hablar) y el receptor de la comunicación oral requiere capacidad de escucha y comprensión del lenguaje. Otro dato importante para mi es que un niño sin dificultades en la comunicación y lenguaje, primero comprende el lenguaje oral y después produce lenguaje.

Simbolismo abstracto

La mayoría de nosotros sabemos que la palabra jirafa representa un animal con el cuello largo, la hemos aprendido sin darnos cuenta. La palabra es un símbolo abstracto porque no guarda relación con el animal que representa. Aprendemos la palabra y nuestra mente es capaz de hacer la asociación.

Si observamos la siguiente imagen la palabra jirafa nos representa al animal en castellano, si sabemos inglés la palabra giraffe también y únicamente si sabemos estonio, la palabra kaelkirjak nos representará al animal. 

  

¿Problemas de audición o dificultad para comprender el lenguaje oral?

Antes de conocer el diagnóstico de autismo de Gonzalo, nos preocupaba que cuando le hablábamos, no nos prestaba atención. El médico nos preguntó si alguna vez habíamos pensado que podría tener problemas de audición y tanto su papá como yo respondimos que en ocasiones parecía que oía muy bien (por ejemplo escuchaba agitar la leche del biberón en la cocina y lo oía desde el salón) pero en otras ocasiones le hablábamos y parecía que no nos oía.

Le hicieron pruebas médicas para descartar problemas de audición, y una vez descartados (el paso 3 de la comunicación funciona, el mensaje le llega a Gonzalo) descubrimos que su dificultad radica en la capacidad de comprensión del lenguaje, y por lo tanto en descifrar y procesar el lenguaje. Las palabras no le decían nada, su mente no interpretaba las palabras, era como si le hablásemos en estonio.

Una vez acotada la dificultad de Gonzalo, ya podíamos trabajar con él y ayudarle. 

Trabajando la abstracción

La abstracción es una operación mental que se utiliza no sólo para comprender el lenguaje, sino también para imaginar, para la comprensión lectora, para asociar recuerdos: por ejemplo vas por la calle y percibes un olor muy parecido a la comida que hace tu abuela y te recuerda a ella, tienes la capacidad de asociar un olor a una persona o una comida concreta... es por ello que es importante que Gonzalo trabaje la capacidad de abstracción.

El objetivo es ayudar a Gonzalo a asociar las diferentes representaciones de una misma realidad, ejercitando su mente para descubrir que en realidad la foto, el juguete y los dibujos de la jirafa son una representación de lo mismo. De este modo le ayudamos a construir el camino de la abstracción, tan necesario para la comprensión y producción del lenguaje.

  

Trabajamos la abstracción de diferentes formas:

  • asociando un objeto real a un dibujo: es una actividad que a Gonzalo le gusta mucho. Dibujamos frutas en un papel y él pone la fruta real encima de cada dibujo. También lo hacemos con cucharas, tenedores,... con aquellos objetos que estén a nuestro alcance y él pueda asociarlo a los dibujos. También realizamos los objetos con plastilina, y él los asocia al dibujo correspondiente.
  • asociando un dibujo a color con la forma del dibujo: elaborando fichas con la imagen y la silueta y Gonzalo las tiene que emparejar
  • ordenando sus juguetes: al principio sus juguetes estaban en la estantería en cajas transparentes para que él pudiese verlos y pudiese pedirlos. Después, cambiamos las cajas transparentes por cajas opacas y en el exterior de la caja pegamos una foto o pictograma que representa su contenido. Así no sólo trabajamos la petición de objetos, sino también trabajamos la abstracción. 

En resumen, realizamos diferentes actividades que le ayuden a Gonzalo a asociar que un objeto o animal puede representarse de diferentes formas. Una actividad que le gustó mucho cuando fuimos al zoo es que a medida que veíamos los diferentes animales, le dábamos el juguete que correspondía al animal, y observaba el animal y el juguete. La foto de portada de este artículo se la tomamos al ver las jirafas. 

Trabajando la comprensión del lenguaje oral

Para ayudar a Gonzalo a descifrar y procesar el mensaje, lo primero que teníamos que hacer es simplificar nuestro mensaje para adaptarlo a sus necesidades.

Una regla muy útil es la de una palabra más, que significa que debemos hablar usando una palabra más de la que él sea capaz de comprender. También le hablamos lento, alto y mirándole, para que él entienda que nuestro mensaje va dirigido a él. Es importante captar su atención porque cuando él nos escucha hablar con otras personas le parece que hablamos en estonio, y desconecta. Por eso, cuando nos dirigimos a él, le tenemos que dar señales para que entienda que nos tiene que prestar atención.

Al principio del camino el nivel de comprensión oral de Gonzalo era muy bajo, por lo que le hablábamos con una sola palabra. En lugar de decir Gonzalo, ¡mira esa jirafa!, simplemente le decíamos Jirafa. Nuestras frases sólo tenían una palabra: coche, árbol, perro,... 

Gonzalo ya comprende multitud de palabras: números, colores, animales, frutas, transportes, ropa, juguetes, algunas formas,... y es capaz de entender y realizar órdenes sencillas como a guardar, a sentar, al salón. También comprende algunas preguntas como ¿dónde está la jirafa? o ¿qué quieres?

 

Gonzalo está aprendiendo de forma natural desde el juego, poco a poco, tiene toda la vida por delante. Es muy importante que trabajemos conceptos adaptados a Gonzalo, y vayamos aumentando poco a poco la complejidad y es muy importante también que Gonzalo vaya percibiendo sus logros, que sea consciente de sus avances y los celebremos juntos, eso le hace sentir bien. Como dice Silvia, su terapeuta, ¡le encanta el reconocimiento!, le gusta que le aplaudamos, que le digamos ¡muy bien!, que celebremos cada paso juntos,... y yo me pregunto, ¿y a quién no le gusta que le reconozcan el esfuerzo realizado? desde luego a mi, también me encanta. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar