Ampliando la lista de alimentos permitidos

La selectividad alimentaria está presente en una gran cantidad de niños con autismo y Gonzalo es uno de ellos. Todos los profesionales que han atendido a Gonzalo nos han preguntado por sus hábitos alimentarios y a todos le hemos respondido lo mismo, es como si Gonzalo hubiese elaborado una lista de alimentos permitidos y sólo comía algo si estaba en la lista.

Cuando Gonzalo era un bebé le encantaban los purés, yogures, fruta, galletas. El paso a los alimentos sólidos no fue fácil. Gonzalo se metía la comida en la boca, la masticaba y la volvía a echar fuera, no tragaba.

Poco a poco, sin darnos cuenta, su alimentación se fue haciendo selectiva, y en un momento determinado la lista de alimentos permitidos sólo contenía lo siguiente:

  1. Croquetas
  2. Pollo empanado
  3. Pescado empanado
  4. Salchichas
  5. Pescado a la plancha
  6. Tortilla
  7. Puré (dos o tres cucharadas)
  8. Leche en biberón
  9. Gusanitos
  10. Manzana
  11. Queso
  12. Pan
  13. Galletas

Gonzalo es muy visual también con la comida. Si la abuela le hacía croquetas de verdura, las comía sin problema, porque visualmente ¡son croquetas!. Pero por otro lado si le presentabas un alimento que no había visto nunca, lo rechazaría sin probarlo, porque para él eso no era comida. 

La alimentación es un aspecto que había empezado a preocuparnos. Sabíamos que la selectividad alimentaria puede afectar la salud y el desarrollo de Gonzalo y además en el caso de mi pequeño también le provoca estreñimiento. El estreñimiento hace que no se sienta bien y esté más irritable. Además las dificultades para comunicarse no le permiten explicar qué le ocurre, y se irrita aún más. 

La entrada en el cole era un buen momento para trabajar con Gonzalo su alimentación: Silvia le acompañaría todos los días en la hora de la comida, un lugar y un tipo de comida nuevos (la escuela de Gonzalo fomenta buenos hábitos nutricionales y equilibrados). Así que Silvia se armó valor y diseñó un plan:

¿Qué queremos conseguir?:

  • Ampliar la lista de alimentos que Gonzalo come

¿Cómo conseguirlo?:

  • Comer en un ambiente tranquilo y sin distracciones. Gonzalo y Silvia se iban a comer a una sala los dos solos, y Gonzalo comería en una mesa pegada a la pared.
  • Mediante ayudas visuales, que le anticipen lo que tiene que comer. Silvia le mostraba cada día lo que iba a comer mediante pictos y dibujos.
  • Explicar que comer significa comer todo lo que hay en el plato. Para introducir nuevos alimentos, Silvia le ponía poca cantidad, si sabía que era un alimento que le iba a costar, ponía lo mínimo (¡sólo 1 guisante!). Gonzalo debía acabar todo lo que había en el plato.
  • Una recompensa si termina el plato: conseguir piezas de puzzle entre platos, un trozo de pan como premio y jugar al puzzle al final de la comida.
  • Con mucha paciencia y mucha constancia: Hay días que Gonzalo y Silvia han estado 2 horas comiendo. 

Inicialmente en casa no introduciríamos cambios ni en las cenas ni en las comidas. Tras una visita al médico digestivo comenzamos a darle a Gonzalo un laxante infantil que le ayudaría a ir al baño y a no estar tan irritable.

Tras varios meses con la nueva rutina de comida en la escuela Gonzalo fue tolerando más alimentos, y comenzamos con la rutina de comer variado en casa los fines de semana. El problema de los fines de semana es que muchas veces comemos fuera, por lo que no conseguíamos establecer rutinas similares a las del cole, así que no tuvimos mucho éxito. 

En agosto sí que pudimos disfrutar viendo a Gonzalo comer nuevos alimentos: lentejas, alubias, garbanzos, judías verdes, guisantes, sopa de fideos, macarrones con tomate, macarrones con nata, albóndigas en salsa, yogur, melocotón, patatas fritas de paquete y hasta probó ¡el helado de chocolate!

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar